Resplandor

“Este vago misterio que nos vuelve

habitantes de niebla entre los otros.”

 Meira Delmar

En el lóbrego refugio del viento sólo se oía el crujir espectral de ramas, ventanas y puertas meciéndose, así, en un soplo más y a través de un camino ondulante de rocas, penetraron otras dos formas del silencio como sombras errantes confundidas mientras avanzaba la neblina selvática, agua suspendida y gemidos de música telúrica, sin pensar jamás que podría existir tal asombro en un sólo tránsito: un gusano lleno de puntos iluminados. No, no era una luciérnaga caída, como ella pensó al principio, realmente era un gusano de diminutas luces a lo largo de su lánguido cuerpecito, un rastrero perteneciente a la alquimia de la no perfección, perteneciente a la totalidad. Un gusano inmortal dado a luz, apareció alumbrando el velo nocturno, por donde luego ella se marchó deshaciéndose a paso de ráfaga entre árboles desmayados hacia la cabaña, enredada entre sus cabellos castaños y él, atrás, extrañado y decidido a perseguir la silueta sin saber si aquel negro réquiem era el limbo, el amor o la nada.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s